martes, 14 de octubre de 2008

CABELLO / CARCELLER
ESTO NO ES VIETNAM (AFTER APOCALYPSE NOW)

“Es más interesante, en efecto, verla diez, doce años después, cuando se ve que, efectivamente, se dicen algunas verdades, pero que no deberían decirse así.” (comentario realizado por Jean Luc Godard en referencia a su película Le Petit Soldat)

“Esto no es una película sobre la guerra de Vietnam. Esto es Vietnam”, afirmó Francis Ford Coppola en la presentación de Apocalypse Now. Coppola intentaba con su película mostrar un reflejo exacto de la guerra contemporánea y de sus protagonistas. Este film supuso una trasgresión con respecto a un género de ficción constituido al menos en torno a dos elementos indisociables: la figura de un héroe y la necesidad de una guerra justa. Para ello Coppola elaboró un guión que, con claras referencias a “El corazón de las Tinieblas” de Joseph Conrad, desestructuraba estos dos elementos y presentaba a un héroe desmoralizado en una misión criminal de dudosa justicia y en un paisaje poderosamente espectacularizado. La película de Coppola, de enorme trascendencia en las narrativas futuras del paisaje de las guerras, intentaba dar forma a un nuevo espacio caótico, corrupto e injusto, si bien el resultado dio empuje a un naciente héroe americano representado en la figura del soldado desarraigado, cruel, independiente y capaz de casi todo, una figura que continúa vigente en la actualidad. Apocalypse Now popularizó una visión sesgada de un conflicto bélico en la que la mirada del soldado americano prevalecía a la vez que se recuperaba la camaradería masculina de las narrativas fundacionales de los mitos homéricos.
Pero Vietnam no era Vietnam sino Filipinas, los ritos coreanos no eran coreanos, sino de los Ifugaos que habitaban en la Isla de Luzón a unos 300 km de Manila y el nuevo “estilo” de conflicto seguía magnificando el punto de vista único, impidiendo un retrato más complejo de la situación y con ello obviando los abusos más vergonzosos. After Apocalypse Now: Martin Sheen (The Soldier) deconstruye desde la apropiación este ideal masculino del anti-héroe, ahora recaracterizado por una intérprete filipina, y lo sitúa en el escenario original de la película, revisando las problemáticas y contradicciones de los procesos identitarios en una época post-colonial. De la mano del cine, Filipinas se convierte en Vietnam y se transforma en el no lugar oriental y su identidad particular pasa desapercibida. After Apocalypse Now no es un film sobre Vietnam porque Esto no es Vietnam. Es un proyecto sobre el desconcierto ante el que se enfrentan los individuos en los nuevos paisajes que genera la economía global y el sinsentido de mantener las homogéneas estructuras identitarias de la modernidad así como su traducción a otros contextos culturales. Y es también un proyecto que se pregunta sobre la posición que ocupamos los creadores en el nuevo entorno conceptual en el que se desarrollan las artes visuales. La desestructuración del espacio expositivo y una presentación no lineal permitirán que cada uno construya sus propias narrativas con las imágenes y lecturas abandonadas en la sala.
Este proyecto es el resultado de una estancia en Filipinas y de la interacción entre el trabajo que ya estábamos desarrollando y el país al que se nos invitaba. Tras superar la extrañeza inicial provocada por la deslocalización, optamos por continuar analizando el papel que el discurso cinematográfico desempeña en la construcción de la imagen masculina y del poder, además de su papel en la construcción de identidades geográficas concretas que potencian los estereotipos definidos en el imaginario de Occidente. En la cinta original, Martin Sheen (el capitán Willard) remonta el río en una peligrosa travesía que le lleva a un inaccesible paraje donde debe librar el encuentro final con el coronel Kurtz (Marlon Brando). En nuestra versión, los mecanismos de la representación juegan a favor de un nuevo personaje de carácter heroico, un nuevo y solitario capitán Willard, cuya identidad de género se halla en disputa con las identidades dominantes y que habita y trata de desentrañar los misterios presentes en un paisaje impostado por las fantasías occidentales y al final domesticado por el turismo.
El vídeo After Apocalypse Now forma parte de una investigación más amplia que recorre aspectos contradictorios de la masculinidad contribuyendo a analizar críticamente el modelo de belleza exportado por Hollywood, un modelo que ha seducido y subyugado a muchas otras sociedades. La trilogía compuesta por Casting: James Dean (Rebelde sin causa), Ejercicios de poder, y After Apocalypse Now: Martin Sheen (The Soldier) profundiza en estas ideas empleando como materia prima algunas de las películas más emblemáticas de la factoría californiana.